Un reggae melancólico en forma de adios a la Medina de Fez

Nos marchamos de la Medina de Fez. Durante horas hemos estado jugando al gato y el ratón con la Medina pero sin duda ella nos ha ganado la partida. Hacía mucho tiempo que quería visitar Fez y no me ha decepcionado. Cuando encontramos el coche es ya de noche y el sonido reggae nos acompaña para despedirnos solemnemente de Fez. Mis amigos no lo saben pero este final me recuerda mucho al director de cine hongkones Wong Kar Wai. Por unos segundos Hong Kong y Fez son una única ciudad en mi imaginación.Grabo la salida de la ciudad aunque no es todo tan fácil ya que tardaremos horas en encontrar la salida y la carretera que queremos.